Ir a versión móvil

Foro de perros


Miedo al ruido


Índice del Foro ->

Comportamiento

Ir a página 1, 2, 3  »  
Autor Mensaje
Baudin

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Dic 2008
Mensajes: 1361

Ubicación: Valdemorillo Madrid
Valoración: 66
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 23/02/2009 00:39
Citar

Enlaces patrocinados

No es nada infrecuente que los perros se asusten con ciertos ruidos, en especial con los truenos, los cohetes y petardos y otros igual de contundentes. Unas veces este temor puede ser el resultado de experiencias previas poco agradables relacionadas con algún estruendo, pero en otras ocasiones ocurren incluso si los animales no han vivido ningún tipo de situación traumática que lo justifique. En muchos casos, cuando los perros se asustan con algún impacto sonoro, suelen salir corriendo despavoridos sin una dirección concreta y esto puede ser motivo de accidentes de todo tipo; bien porque el animal esté en un parque y al salir corriendo acabe atropellado, por ejemplo, o porque, en su huída se acabe perdiendo por las calles de la ciudad, sin saber regresar a dónde quedó su amo. De hecho, esta necesidad de alejarse del lugar dónde se escucha ese ruido, es una forma de dar rienda suelta a la ansiedad que tal ruido produce en el sujeto, como si de alguna manera correr a lo loco fuera a salvarle del ruido mismo.
Si estos temores no se tratan a tiempo, lo normal es que vayan a más y la sensibilización del perro se multiplique con lo que, si al principio el miedo se presentaba sólo ocasionalmente, poco a poco esas manifestaciones se van haciendo recurrentes y las causas de temor se multiplican; ya no ocurre solamente una vez al año con motivo de las Fallas, o las Fiestas de Moros y Cristianos, o en Carnaval, sino que incluso el ruido del aspirador encendido, o la caída de algún objeto pesado al suelo, o el estampido que produce una puerta que se cierra por una corriente de aire estimulan en el animal la necesidad perentoria de echar a correr despavoridos.
Por eso resulta tan importante acostumbrar a los cachorros a toda clase de ruido ; es lo que se llama la habituación, una disciplina importante dentro de la socialización misma. Por decirlo de alguna manera, la habituación consiste en un proceso mediante el cual el individuo se acostumbra a toda clase de estímulos medioambientales que interpreta como no-amenazadores, aprendiendo a ignorarlos.
La importancia de una correcta socialización de los cachorros, una “disciplina” a la que está obligado todo criador responsable primero y luego todo propietario igual de responsable, mediante la cual se ofrece a los pequeños la oportunidad de enfrentarse a distintas situaciones y a tratar con otros congéneres de distintas edades, además de con los propios hermanos de camada y la madre, durante el periodo crítico que transcurre entre las 3 semanas de edad y en los meses sucesivos. Hoy sabemos que si durante ese periodo crítico, el animal no recibe los necesarios estímulos y no es correctamente socializado ni habituado, le resultará mucho más difícil e incluso en los casos más graves imposible, vivir en sociedad. De hecho a mayor privación de medios para una correcta socialización, mayor desajuste e inadaptación.
Está perfectamente comprobado, que si los cachorros desde la más tierna edad, se acostumbran a ser manipulados por la mano del hombre, a su compañía y a su ambiente, y asimismo se les enseña a tolerar toda clase de ruidos y a desenvolverse en todo tipo de situaciones, luego serán individuos perfectamente adaptados socialmente, que no mostrarán temor ni inseguridad, ni siquiera cuando se les pongan delante estímulos nuevos y diferentes de aquellos otros que ya les son familiares. Los experimentos llevados a cabo en el año 1961 por Freedman, King y Elliot vinieron a demostrar que la edad de tres semanas de vida debe considerarse como aquella en la que empieza el periodo crítico para la socialización e interacción ambiental de los cachorros y también es en ese momento cuando los pequeños pueden comenzar a desarrollar relaciones sociales entre sí y con otras especies; coincide este momento con aquél en el que los cachorros comienzan a ver y a oír y a ser capaces de una movilidad cada vez más sofisticada. Tanto es así que estos mismos investigadores pudieron demostrar mediante sus experimentos que los cachorros a los que se les permite interaccionar con humanos entre los 21 y los 35-40 días de vida, serán capaces de mantener una relación perfectamente estable y confiada con éstos, mientras que esos otros a los que antes de los 40 días no se les permite relacionarse con el Hombre, serán mucho más aprehensivos en su interacción con este y su mundo. Peor aún, si se mantiene a los cachorros apartados del contacto humano hasta las nueve semanas y en adelante, esos animales se comportarán como auténticos salvajes. Y decir que los perros han de relacionarse con el ser humano significa que puedan convivir en el mundo que nosotros hemos creado, un mundo en el que amén de muchas otras cosas, existe el Ruido con mayúsculas.
Lo cierto es que los perros que presentan fobias a los ruidos, lejos de desensibilizarse con el tiempo, lo que van es acumulando más cantidad de miedo y si al principio temían a los truenos, pueden acabar por tener miedo de los relámpagos que los acompañan, de la lluvia que pega fuerte en los cristales, del viento huracanado que se cuela por las rendijas de las ventanas e incluso de las nubes negras que presagian tormenta! Y de la misma manera si temen al aspirador cuando está funcionando, acabarán por tenerle miedo incluso si se topan con él mientras está apagado. Lo mismo puede ocurrir con los cohetes… al principio son los que suenan a lo lejos los que le asustan, pero andando el tiempo acabarán teniendo miedo de los petardos que manejan los niños de la casa o de los propios niños, por el hecho de ser quienes los manipulan.
¿Y entonces qué?, pues bien, para evitar males mayores, en el momento mismo en que se aprecie que un perro, cualquiera que sea su edad, empieza a manifestar miedo a cualquier tipo de ruido, hay que tratarlo y desensibilizarlo. Y para hacerlo, se emplearán distintos procedimientos.
En algunos casos, cuando por ejemplo el perro se muestre asustado por la tormenta o por el estruendo de los petardos, bastará con distraerle con alguna actividad de las que le gusten; a veces habrá que ponerse a jugar con él a la pelota o darle un enorme hueso que roer, de tal manera que mientras el estimulo desagradable esté operando, el animal esté tan entretenido con otros menesteres, que asocie lo malo con lo bueno y, en cierto modo, acabe por agradecer que haya truenos o se suelten cohetes porque eso significa jugar y disfrutar del más delicioso de los manjares. Si esto no funciona, es decir si el animal presta más atención al estimulo desagradable que a lo que de bueno se le pone delante, entonces habrá que emplear otro método, el de la modificación de conducta.
Las técnicas conductuales se basan en el contra-condicionamiento y en la desensibilización o lo que es lo mismo, se trata de que el perro vea reducidas sus fobias y temores mediante ciertos condicionamientos explícitos que le hagan responder de manera no temerosa a los sonidos que hasta ese momento le daban pánico. Obviamente, en los casos más críticos, estas técnicas se han de llevar a cabo por expertos y se pondrán en práctica de forma gradual. No todos los propietarios podrán desarrollar el método por sí mismos, sino que deberán solicitar la colaboración de personas especializadas en conducta canina, que expondrán al animal a ruidos similares pero menos intensos mientras le entretienen con actividades divertidas, ruidos que poco a poco se irán incrementando cuando se vaya viendo que el sujeto fóbico va respondiendo positivamente, de manera que con el tiempo el animal sea capaz de asociar “cosas buenas” con esos ruidos que antes tanto temía.
Sin embargo en ocasiones será posible que sea el propio dueño quien se ocupe de desensibilizar al perro asustadizo. Para ello se puede por ejemplo utilizar una grabación sonora de cohetes o disparos, o ese otro ruido al que el animal se haya mostrado especialmente sensible en el pasado. Al principio y durante unas pocas sesiones, se hará sonar la grabación muy bajo, a sabiendas de que así el ruido no le asuste y mientras suene, se le dará al perro su comida favorita, o un juguete que le resulte especialmente atractivo o se jugará con él.
Cuando se haya comprobado que el perro no se muestra afectado por esa grabación a bajos decibelios, se volverá a emplear el mismo método de la comida atractiva, o del juguete o del juego, pero subiendo un poco el tono y así durante unas pocas sesiones más. Obviamente esta no es una píldora milagrosa y por lo tanto la desensibilización no se va a producir en dos o tres o cuatro sesiones; será cuestión de días y días, de semanas e incluso de meses. Es importantísimo tener mucha paciencia e ir poco a poco, porque si esta técnica no se utiliza correctamente, más que producir un beneficio puede acabar siendo contraproducente. En el caso de las tormentas no resulta tan fácil la desensibilización porque además del ruido mismo de los truenos, el animal puede mostrar sensibilización a los cambios barométricos que se producen durante éste fenómeno, por lo que será casi siempre imprescindible contar con la colaboración de un experto y a veces incluso se hará necesario utilizar ciertos fármacos especiales, que sólo el Veterinario está capacitado para recetar.
Un último apunte que debo hacer antes de terminar es que, tan importante como es una correcta desensibilización lo es no castigar al animal cuando se asusta, no perder los nervios, no mostrar ira ni decepción; no encerrarlo en una habitación o en su canil cuando se encuentre bajo la presión del impacto acústico que le atemoriza, ni tampoco obligarle a acercarse o permanecer cerca de la fuente sonora, pues el perro no sólo se sentirá más asustado sino que, como mecanismo de defensa, puede volverse incluso agresivo.
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv. Email WWW Facebook
Iria

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Oct 2008
Mensajes: 2400

Ubicación: santiago de compostela
Valoración: 55
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 23/02/2009 01:41
Citar

Madre mía Baudin, tú cuando te pones a escribir... te pones. Vamos, mariconadas las justas ¿no? hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi hihi
Gracias por la información
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv.
Dulce

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Nov 2008
Mensajes: 856

Ubicación: Alicante
Valoración: 0
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 23/02/2009 11:20
Citar

Muchas gracias por la informacion ya que Golfo se asusta de algunos ruidos, el del aspirador es uno, cuando abro una bolsa y hace ruido tambien se asusta, no sale corriendo pero si agacha la cabeza, mete el rabo entre las piernas y se va lentamente o se esconde.

Que me aconsejas? Aparte lo de jugar con el y eso
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv.
erizo

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Abr 2008
Mensajes: 539


Valoración: 14
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 06/03/2009 12:07
Citar

Vaya, acabo de leer esto.
Baudin, tú crees que lo del CD de ruidos funciona?
Yo lo tengo, y es q a mi perro nunca le ha dado miedo ese CD.
Me compre uno que se llama sounds scary.
Aparte tengo grabaciones de escopetazos y cañonazos.
es verdad lo que dices, si al perro le da mido la bicic, los patines y las pelotas, puede acabar teniendo miedo de los niños porq los ve ir en bici, usatr patines y jugar con balones....
Dulce, pues para la aspiradora depende de si te es mucho problema el miedo o no.
Si lo es hay técnicas de desensibilización, 1º ponerla cuando el perro este mas lejos y no le produzca temor y jugar con el o darle comida, asi hasta q cada vez la tolere más cerca.Todo muy despacio, nunca querer ir deprisa.
Al final el objetivo es q la asocie con algo positivo.
Pero q lo lees y parece fácil, pero luego es más complicado, al menos eso me aperece a mí.
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv.
Sanvidecor

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Ene 2009
Mensajes: 1280

Ubicación: Alicante
Valoración: 15
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 06/03/2009 13:04
Citar

hola. el mio se acostumbro a niños bicis y jaleo porque los domingos suelo bajarlo por el paseo de campello (en la playa) y es un ir i venir de gente. niños, bicis, perros etc. pero no de los petarso tengo que probar como reacionara porque en novhevieja se escondia bajo la mesa. sobre todo cuando explotaban globos.
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv.
erizo

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Abr 2008
Mensajes: 539


Valoración: 14
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 06/03/2009 13:13
Citar

Típico, les pasa a muchos perros que es un sinvivir en navidades.
Pero lo curioso es que el mío las naviddes pasadas tenía 3 meses y se tragó toda la petardada y hasta la de noche vieja, en casa y fuera, sin darle nada de miedo.Ni aunque los tiraran muy cerca
Sin embargo al hacerse adulto la cosa cambió.
Dicen que los cachorros no tienen miedo, que les puede la curiosidad, no se si es cierto pero con el mio fue asi.
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv.
xarilla

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Abr 2008
Mensajes: 601


Valoración: 1
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 06/03/2009 13:27
Citar

El dia que gano españa d la copa d europa o algo asi, el año pasado, Cham se acojono tanto de los petardos que al final decidimos ir a pasear con el perro por una vuelta grande oyendo petardos, pitos de los coches y gritos de la gente para que viera que no pasara nada. Lo gracioso es que casi siempre cham nunca esta a mi lado, y se pone a correr ocmo loco pero ese dia estaba pegado a mi lado sin correa ni nada, estaba el pobre acojonado y nosotros paseando como si nada...
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv.
erizo

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Abr 2008
Mensajes: 539


Valoración: 14
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 06/03/2009 13:55
Citar

eso que le hiciste a cham se llama inundación o "flooding": exponerle al estímulo que le da miedo de forma descontrolada e intensa.
No sé, dicen que no es bueno, que pueden cojer aún más miedo.
Al mío no le puedo hacer eso ni en broma,pero a lo mejor cada uno es de una manera.
Yo no le puedo llevar en medio de una petardadda para q vea que no pasa nada porque no sucederá eso, se sensibilizará aún más, más miedo, eso sino se muere del susto.
Hay q tener cuidado.
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv.

Enlaces patrocinados

 Responder
Índice del Foro -> Comportamiento Ir a página 1, 2, 3  »

 
 
Saltar a:  

Búscanos en:

Los hábitos higiénicos del perro

Mi libro sobre cómo enseñar a tu perro a hacer sus necesidades donde tú quieras.

También es el regalo perfecto para un(a) dueño/a en apuros.

Seguir leyendo »


Volver arriba