Ir a versión móvil

Foro de perros


Pulgas, enemigo a batir


Índice del Foro ->

Salud y cuidados

 
Autor Mensaje
Baudin

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Dic 2008
Mensajes: 1361

Ubicación: Valdemorillo Madrid
Valoración: 66
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 3
MensajePublicado: 14/03/2009 17:52
Citar

Enlaces patrocinados

Las pulgas pertenecen a la especie Ctenocephalides spp y, de entre todas las que parasitan a nuestros amigos caninos, la más común en todo el Mundo es, curiosamente, la llamada Ctenocephalides felis (pulga del gato), si bien en algunas partes de Europa abunda también la C. canis (pulga del perro), junto con la Pulex irritans (pulga del Hombre) y la Echinophaga gallinacea (pulga de las aves), sin olvidar esas otras que siendo más comunes en conejos, ardillas, roedores, etc. también pueden infestar ocasionalmente a nuestras mascotas, sobretodo si acostumbran a pasar gran parte del tiempo en el exterior, pero que por sus características de vida, solo son capaces de sobrevivir y parasitar al perro durante un periodo limitado de tiempo, durante el cual no siempre serán capaces de reproducirse.

Desgraciadamente las pulgas son animales extremadamente prolíficos, que en condiciones ideales completan su ciclo de vida en menos de tres semanas y cuyas pupas pueden llegar a sobrevivir hasta veinte meses sin alimentarse... y lo que es todavía más llamativo, si cabe, es que son capaces de saltar casi medio millón de veces sin pararse, alcanzando una altura en vertical y una longitud en horizontal que puede llegar a ser casi doscientas veces su tamaño. Por si todo esto no hablara sobradamente de sus extraordinarias capacidades, tenemos además que una sola hembra es capaz de consumir hasta quince veces su propio peso, en sangre, para alimentarse primero y luego reproducirse, depositando no menos de 40 o 50 huevos por día o lo que es lo mismo, la friolera de dos mil huevos durante su vida. Y estos huevos, que habitualmente depositan sobre el pelo de sus huéspedes caninos, en vez de quedarse adheridos a la piel del animal en el que parasitan, se escurren y caen sobre cualquier superficie, llegando así a producirse una auténtica y masiva plaga allí donde llegaron las primeras inquilinas.

Para colmo de males, las pulgas son tan diminutas, activas y saltarinas que escapan al ojo humano y por si esto fuera poco, encima no todos los perros parasitados mostrarán el más mínimo síntoma, con lo cual, demasiadas veces, para cuando somos conscientes de lo que pasa a nuestro alrededor, la infestación ha alcanzado ya una proporción desmedida, lo que complica sobremanera su erradicación del entorno.

Otro detalle que no debe escapar a nuestra consideración es el hecho de que, por sus características vitales, difícilmente sobreviven en ambientes fríos y secos más de unos pocos días y por eso mismo, puestas a elegir, prefieren la calidez de un hogar, que bien pudiera ser el nuestro.

Y esto no es todo; las pulgas se sienten auténticamente atraídas por el calor, el movimiento y el dióxido de carbono que desprende el organismo de un posible futuro huésped, sea perro o gato o persona, lo que significa que aquellas que se encuentren en un momento dado incluso a varios metros o kilómetros de un lugar habitado, aprovecharán el paso de cualquier animal doméstico por el lugar donde se encuentren para, por decirlo coloquialmente, subirse al carro y acabar cómodamente instaladas en el hábitat de aquél inocente que pasó por allí y se las llevó puestas. La mayoría de las veces, además, collares antiparasitarios, gotas que se instilan sobre el pelo, incluso champúes magistralmente publicitados, no son todo lo efectivos que se quisiera y no son en absoluto la panacea que prometen ser a la hora de acabar con el problema o evitar la parasitación del animal. ¿Por qué? Pues unas veces porque su efecto dura un tiempo muy escaso y otras porque la infestación real no se produce sobre el animal afectado, sino sobre todo el ambiente que le rodea.

Ahí está el quid de la cuestión. Para conseguir acabar con una plaga de pulgas, se hace imprescindible actuar no solo sobre el animal infestado, sino sobre todo el entorno e incluso sobre el resto de los animales que con él cohabitan. Hay pues que bañar a TODOS los animales de la casa con un producto de probada efectividad, no una sino varias veces a lo largo de muchas semanas, utilizando posteriormente otros repelentes en forma de polvo o de spray, colocar luego collares antiparasitarios sobre cada cual, administrar por vía oral otros productos específicos, casi siempre a base de Lufenuron, que interrumpen el ciclo vital de las pulgas al causar la infertilidad de los huevos, y al propio tiempo efectuar una limpieza exhaustiva de TODA la casa; aspirando primero suelos, alfombras, moquetas, paredes, techos, cortinajes, tapicerías, muebles, colchones, etc. a conciencia (deshaciéndose inmediatamente de la bolsa, mejor aún quemándola) y luego volviendo a limpiar todas y cada una de estas superficies con una “vaporetta” al máximo de su potencia y reiterar esta acción de limpieza combinada con aspirador y vapor no una sino varias veces. Luego será necesario aplicar en cantidades ingentes y de manera insistente, un insecticida seguro (que no resulte tóxico ni para animales ni para personas) que acabe con las pulgas adultas y un producto regulador del crecimiento de las larvas que extermine los huevos y las pupas, u otro que combine ambas técnicas y la mejor manera de hacerlo es con un aparato de fumigación por bomba, de aplicación manual. Otra posibilidad, más cara pero también más efectiva, es dejar en manos de profesionales acostumbrados a lidiar con plagas de todo tipo la total erradicación de las pulgas en el ambiente y confiar en un veterinario experto que ponga a nuestro alcance los productos más adecuados para acabar con la infestación de los animales, teniendo en cuenta que ambos procedimientos deben llevarse a cabo al mismo tiempo y durante un dilatado periodo de tiempo, pues de lo contrario el ciclo vital de las pulgas nunca se verá interrumpido y las reinfestaciones se continuarán produciendo una y otra vez.

No hay que olvidar tampoco que los jardines (especialmente las zonas aledañas a las casetas de animales que viven en exterior, garajes, porches, zonas de sombra...) suelen ser otro lugar favorito de las pulgas, siepre y cuando no tengas que verse expuestas a pleno sol, lo que significa que el tratamiento debe extenderse a estos, empleando asimismo productos especificos que se aplicaran de dos a cuatro veces en intervalos de diez días.

Para los amantes de lo natural, un brebaje confeccionado con dos limones
cortados en rodajas finas y mezclados con un litro de agua hirviendo,
que se deje reposar durante al menos doce horas, y luego se aplique a diario con una esponja sobre toda la superficie corporal del animal que se quiera proteger de las pulgas puede ser una alternativa a considerar.
Tambien el aceite de enebro es un remedio tradicional que funciona a las mil maravillas
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv. Email WWW Facebook
Iria

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Oct 2008
Mensajes: 2400

Ubicación: santiago de compostela
Valoración: 55
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 14/03/2009 20:38
Citar

Muy bueno Baudin. Yo tengo la suerte de que mis bichos no tienen pulgas(Y bien que los controlo para que no tengan) porque imagínate. Con dos perros y dos gatas(aunque tú tienes más jeje) podría hacer mi propio circo de pulgas... A lo mejor me hacía millonaria...
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv.

Enlaces patrocinados

 Responder
Índice del Foro -> Salud y cuidados

 
 
Saltar a:  

Búscanos en:

Los hábitos higiénicos del perro

Mi libro sobre cómo enseñar a tu perro a hacer sus necesidades donde tú quieras.

También es el regalo perfecto para un(a) dueño/a en apuros.

Seguir leyendo »


Volver arriba