Ir a versión móvil

Foro de perros


Si estas pensando en hacer criar a tu perra III


Índice del Foro ->

Razas y la cría

 
Autor Mensaje
Baudin

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Dic 2008
Mensajes: 1361

Ubicación: Valdemorillo Madrid
Valoración: 66
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 12/04/2009 21:32
Citar

Enlaces patrocinados

QUIERO HACER CRIAR A MI PERRA (III)


Terminamos esta serie con todos los detalles que permitirán la adecuada atención al parto y el necesario y correcto cuidado de los recién nacidos.
Toda una epopeya. Cierto que la madre es la verdadera protagonista pero a nosotros, como propietarios responsables, nos corresponde un papel de co-protagonistas pues no va a bastar con ser meros espectadores.
Habrá que estar atento a muchos detalles y cuidarse de muchas pequeñas y grandes cosas; pasar muchas noches en vela y sufrir algún que otro susto, pero al final, el resultado, cuando las cosas están bien hechas, es hermoso, porque nada hay más gratificante que ver crecer sanos y felices a un montón de cachorrillos.

Cuando uno se plantea hacer criar a su perra tiene que tener bien presente que además de una serie de preparativos previos al parto que no pueden dejarse al azar, llegará el momento en el que el propietario responsable co-protagonice con ella el momento del alumbramiento mismo, porque no vale pensar en dejar que la perra haga por sí sola lo que sea menester, cerrar los ojos y mirar a otra parte. Eso está muy bien que ocurra entre perros asilvestrados y cánidos salvajes, pero nuestros peludos de cuatro patas, acostumbrados al confort de la vida doméstica han perdido una parte importante de sus instintos más atávicos y dependen de nosotros hasta para algo tan elemental y natural como es dar a luz a su prole. Ello es debido a innumerables factores, pero entre todos resalta el hecho de que a lo largo de generaciones hemos modificado sustancialmente su morfología y con ello su capacidad natural para poner en este mundo a sus retoños. Pretender que animales que han sido modificados y rediseñados a nuestro antojo en apenas cien años de selección genética impulsada sobre todo por la estética y no tanto por el sentido práctico ni el deseo de mejorar ciertas capacidades en los individuos, al objeto de que resulten más “atractivos”, tengan la misma capacidad que las lobas o las leonas, en las que para nada ha intervenido la mano del hombre, para alumbrar a su prole es casi como pedirle peras al olmo.

Dicho esto tenemos que nos va a tocar ser partícipes en muchas de las escenas que se van a vivir bajo nuestro techo en las semanas que transcurran desde que se desencadene el parto hasta el momento mismo de la entrega de los cachorrillos a sus nuevos propietarios y así, lo primero será preparar y disponer de un entorno adecuado y seguro para que la madre y sus pequeños vivan cómodamente durante esos dos o dos meses y medio y construir una paridera adecuada a sus necesidades también. Proveerse de gran cantidad de periódicos que luego serán muy útiles como WC particular de los chiquitines y organizar un botiquín en el que no falte de nada. Hacer los chequeos necesarios durante el embarazo para confirmar que todo transcurra dentro de la normalidad, según ha quedado perfectamente explicado en el capítulo anterior y comenzar la cuenta atrás. Un dato importante a tener en cuenta es consultar el calendario y verificar en qué fase se encuentre la luna en la fecha prevista para el parto porque está comprobado que ésta tiene especial influencia y es fácil que el parto se adelante o atrase unos días si con ello coincide un cambio de luna y más aún una fase de luna llena. ¡Ojo pues al dato!

A partir del día 58 de gestación es conveniente tomar la temperatura rectal a la hembra cada 6 o mejor aún cada 3 horas y anotar cada dato pues es probable que en las 24 horas anteriores al inicio del parto su temperatura corporal baje y se mantenga en valores entre los 37,2 y los 36,8ºC, mientras que la normal sería de alrededor de 38,2ºC - 38,5ºC. Si transcurridas 24 o 36 horas en las que las temperaturas se mantienen constantes un grado o dos por debajo de las normales la perra no ha iniciado el parto es conveniente consultar con el Veterinario y efectuar una ecografía de control para verificar que no haya complicaciones. Lo mismo si a día 63 de la primera monta todavía no se noten síntomas de la inminencia del parto.

También hay que estar atentos a las primeras contracciones de colocación, que no necesariamente implican que el parto sea inmediato y que empiezan dos o tres días antes de que éste se produzca. Para entonces la perra empezará a mostrarse más inquieta, más incómoda, más “dependiente” del dueño y también es probable que entre y salga de la paridera cada dos por tres, escarbe continuamente, pierda el apetito, tenga diarrea e incluso náuseas y vómitos. También es probable que se aparte de los desconocidos, de niños bulliciosos, de otras mascotas si las hubiere, y que se muestre reticente a salir a pasear. Jadeará insistentemente y en ocasiones se le escapará una especie de gemido-suspiro largo y profundo, coincidiendo con las contracciones más dolorosas e intensas; las perras novatas mostrarán continuamente ganas de vaciar la vejiga porque confundirán las contracciones con la necesidad de hacer sus necesidades. Todo esto es perfectamente normal e indicio de lo que se avecina. Realizando una palpación sobre la tripa a la altura de las ingles es probable que podamos apreciar, incluso, las contracciones más fuertes y que con una exploración táctil, realizada con uno o dos dedos, debidamente enfundados en guantes perfectamente esterilizados, por dentro de la vagina se pueda incluso apreciar la dilatación del cuello del útero. Sin embargo esta última práctica debe realizarse sólo por un experto y cuando sea absolutamente imprescindible, por evitar posibles daños y, también, el riesgo de infección dado que la manipulación manual no está exenta de estos riesgos.

Cuando llega el momento algunas perras optarán por tumbarse de lado para parir sus cachorros, otras puede que se acuclillen o se sienten y otras incluso los expulsarán de pié. Pero en todo caso el primer signo evidente de que el cachorro está a punto de “aparecer” ocurre cuando aparece una especie de burbuja de color oscuro por el orificio de la vulva. Cuando así ocurre, el bebé viene perfectamente envuelto en las membranas y el saco está intacto; pero otras veces sucede que durante el transito el saco está roto y el pequeño aparece tal cual, forcejeando con sus patitas e intentando tomar las primeras bocanadas de aire. Puede ocurrir también que el neonato no muestre actividad alguna y no parezca reaccionar, pero no hemos de tirar la toalla.

Es esencial anotar la hora exacta en que nace cada bebé puesto que si tiempo que media entre un nacimiento y el siguiente excede de las dos horas, será necesario consultar al Veterinario y quizás estimular un nuevo alumbramiento mediante el uso de oxitocina.

El primer instinto de la madre será rasgar el saco (si el cachorro viene todavía envuelto en él), luego consumir la placenta al timepo que rompe el cordón umbilical con los dientes, lamer las narinas del pequeño para limpiarlas de restos de líquido aminiótico y ayudarle a respirar, lamerle luego todo el cuerpo para secárselo y la zona perianal para estimular el paso de las primeras heces (denominadas meconios), de color oscuro, textura pegajosa, sin olor y de aspecto muy brillante. En toda esta operación invierte escasamente un par de minutos; puede parecernos chocante con qué fuerza arremete contra el cachorro, pero realmente al moverlo, rodarlo y empujarlo con la lengua, está estimulando de forma natural el que el pequeño empiece a respirar normalmente.

Sin embargo, algunas perras no tienen un instinto tan maternal tan depurado y no harán nada de todo lo anterior, siendo entonces el propietario quién deba hacerse cargo de la situación pero en otro orden. Con el cachorro colocado sobre la paridera u otra superficie plana, lo primero será rasgar la bolsa alrededor de la cabeza del neonato, limpiar los líquidos sobre la boca y las narinas e inmediatamente después secar al cachorro con una toalla limpia y con bastante vigor, para estimular el que llore y respire. Sólo cuando haya dado la primera bocanada se le cortará el cordón umbilical; no antes. Porque lo realmente importante, lo primordial, es que el pequeño empiece a respirar cuánto antes por sí mismo.

En ocasiones puede ocurrir que la placenta quede retenida en la vagina y en tal caso y tras haber realizado la estimulación respiratoria inicial habrá que cortar el cordón umbilical para liberar al pequeño, si éste no se ha roto solo, cosa que a veces ocurre. Esta no es una operación difícil, pero requiere de tranquilidad y de suavidad de movimientos para hacerlo bien. Empujaremos la sangre que se ve en el interior del cordón, hacia la tripita del pequeño, primero. Luego ejerceremos presión con dos dedos de una de las manos sobre el cordón más o menos a dos-tres centímetros del bebé y con las uñas de la otra mano (mejor que con una tijera), romperemos el cordón lo más cerca posible de la placenta. Es probable que haya una pequeña pérdida de sangre, y lo importante seguidamente es poner unas gotas de desinfectante (tintura de yodo, por ejemplo o Cristalmina) sobre la parte del cordón que queda unida al pequeño para ayudar a su desinfección y cauterización.

Cuando una placenta queda retenida, es normal que se expulse con el siguiente neonato aunque no siempre tendremos ocasión de constatarlo porque puede tragársela mientras atiende al que está naciendo… resulta esencial tomar nota de cuántas placentas son expulsadas (cómo y cuando), cuántas son ingeridas y cuántas al final del parto pueden haber quedado sin contar, por cuando las placentas retenidas pueden ser causa de infección uterina post-parto y es importante informar de ello al Veterinario.

Tanto si la madre ha sido capaz por sí misma de atender al neonato, como si lo hemos tenido que hacer nosotros, es de vital importancia que cada recién nacido sea “centrifugado” para eliminar de sus pulmones todo el líquido que haya podido tragarse durante el tránsito y que dificultaría enormemente la capacidad respiratoria, pudiendo incluso llegar a comprometer su supervivencia. Esta es una técnica que a mi personalmente me ha dado excelente resultado y que quizás explique, en parte, por qué hasta la fecha no haya perdido todavía un solo cachorro después de nacido. Requiere de cierta práctica y mi consejo es que en los días previos al parto, cada cual practique una y mil veces cómo hacerlo, usando un muñeco de pequeño tamaño.

Algunas perras, entre nacimiento y nacimiento, echan una siestecita; esto no debe preocuparnos siempre que el tiempo transcurrido entre un parto y el siguiente no se prolongue por más de dos horas o dos horas y poco. Si por el contrario se la ve muy excitada intentando empujar y las contracciones no producen un efecto positivo, conviene consultarlo con el Veterinario aunque sea telefónicamente y darle la mayor cantidad de datos posibles para que decida qué hacer.

Cuando el parto se de por finalizado es importante identificar y pesar a cada cachorro y anotar todos estos datos y llevar a la madre y a los pequeños a la Clínica para su chequeo. Para hacerlo es importante que los recién nacidos viajen en una caja adecuada a su tamaño, en la que se coloque una botella de agua caliente envuelta en toallas y mantenerles con una temperatura constante de aprox. 38ºC para evitar la hipotermia. El coche tendrá que estar también caliente y las ventanillas cerradas para evitar corrientes de aire.

En los días posteriores, posteriores será imprescindible volver a pesar a cada cachorro una o dos veces al día (durante los primeros siete, luego ya durante la segunda y tercera semanas una vez al día y posteriormente una vez a la semana), por cuanto cualquier variación en peso a la baja puede ser el primer indicio de que algo no anda bien del todo. Mantener la habitación a una temperatura constante de 38,5ºC y controlar la temperatura de la madre cada ocho horas para comprobar que no haya infección. Igualmente vigilar sus mamas para anticiparse a cualquier indicio de mastitis y asegurar a los pequeños y a ella misma todo el bienestar y la seguridad que requieren para que todo salga a pedir de boca.

EL”CENTRIFUGADO”

Se tomará al cachorro entre las dos manos, apoyando el cuello y la cabeza sobre los dos dedos índices y sujetando firmemente la base del cráneo con los dos pulgares. Las patas delanteras quedarán sujetas entre los índices y los corazón y la zona abdominal rodeada firmemente por los dedos anulares y meñiques. Cuando el pequeño esté firmemente sujeto en esa posición, se elevarán las dos manos por encima de la cabeza y se describirá una semi circunferencia en el aire, desde ahí hasta el abdomen, con gran rapidez.

Con esta operación, el pequeño expulsará, por efecto del “centrifugado”, los líquidos contenidos en el tórax, expandiendo así sus pequeños pulmones.

Tras haber realizado al menos tres “centrifugados” se limpiará con una gasita la mucosidad que aparece en las narinas y la boca y si fuera necesario se repetirá el procedimiento varias veces más.

Primera parte: Si estas pensando en hacer Criar a tu perra I

Segunda parte: QUIERO HACER CRIAR A MI PERRA (II)
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv. Email WWW Facebook
Milalva

Jovencit@

Jovencit@


Registrado:
Mar 2009
Mensajes: 42

Ubicación: Mojácar Almeria
Valoración: 0
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 02/05/2009 09:18
Citar

Hola Baudín,

He leido con mucha gana este texto, he aprendido mucho mucho mucho.
La verdad es que como ya lo he dicho antes tengo un respeto muy grande para vosotros, ojala que un dia me puedo medir a todo eso, lo que sabeis sobre los perros.
para mi sois unos de los mejores criadores, que yo sepa de momento.
tambien me gusta mucho lo que haces es con amor y pasión, no criais para criar y ya has demonstardo muchisimo en el mundo canino en España y Mundial.
hace tres años me compro el libro de los Bullmastiffs / Mastiffs, en este libro esta escrito muchas cosas que no sabia antes, la verdad que normalmente ibámos eligir primero el bullmastiff perro mi mujer pensaba que el perro babea mucho, jajaja, lo que al final tenemos tambien con nuestros perros Estupido pero todo eso no es nada cuando vemos la alegria que nos dan, que es un hobby que cuesta mucho eso es verdad, muchas personas nos preguntan ; cuanto cachorros pueden tener una hembra de los Boerboeles, yo les contesta, de uno hasta 12, cuando escuchan doce me dicen aaaahhh mucho dinero entonces??
si las gentes sabian cuanto que gastamos en viajes para elegir un macho, cuanto pagamos para una buena hembra, el cuidado de los perros, las fotografias de los perros, analisis, veterinarios, vacunas, desparasitar, montas, comida de premium para un año, seguros, entrenamientos etc etc, no pensarian asi verdad?
es un hobby muy muy caro y nunca se paran los gastos!
por eso me ha gustado muchismo el texto, esta bien que las gentes lo piensan bien antes de pensar criar una camada.

bien hecho Mr. Green eres un profecional de los profecional, verdad Hola
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Mens. Priv. Email
erizo

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Abr 2008
Mensajes: 539


Valoración: 14
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 04/05/2009 16:33
Citar

Muy bueno baudin.
Mis vecinos cruzan a sus perros de raza con el de amogos para criar ellos... con una ligereza¡
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv.

Enlaces patrocinados

 Responder
Índice del Foro -> Razas y la cría

 
 
Saltar a:  

Búscanos en:

Los hábitos higiénicos del perro

Mi libro sobre cómo enseñar a tu perro a hacer sus necesidades donde tú quieras.

También es el regalo perfecto para un(a) dueño/a en apuros.

Seguir leyendo »


Volver arriba