Ir a versión móvil

Foro de perros


Meter a Hank en el transportín de viaje.


Índice del Foro ->

Comportamiento

 
Autor Mensaje
Miriam y Hank

Adoptad@

Adoptad@


Registrado:
Oct 2003
Mensajes: 2


Valoración: 0
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 09/10/2003 14:52
Citar

Enlaces patrocinados

Hola Willy:

Hemos intentado enseñar a Hank a entrar en la jaula de viaje sin exito. Primero, metiendo sus juguetes y galletas favoritas e intentando que entrase por sí mismo. Luego, sentándolo fuera de la jaula, sin la parte de arriba, y cogiéndolo en brazos y metiéndolo, dándole una galleta y acariciándolo cuando estaba dentro. Así conseguía que se quedase dentro un rato. Tan pronto como ponía la parte superior de la jaula se ponía nervioso y salía. A continuación, intenté meterlo en la jaula ya montada siendo imposible y poniéndose muy nervioso. Se pone muy tenso, pone las patas en la puerta de la jaula y es casi imposible con el peso que tiene cogerlo y meterlo dentro. Le tiene mucho miedo a la jaula. Necesitamos algún consejo porque el día uno de septiembre nos vamos a Arizona, USA y tenemos que meter al perro al menos dos veces en la jaula y está claro que como lo hacemos hasta ahora no es un buen sistema.
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Mens. Priv. Email
Willy

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Oct 2003
Mensajes: 6303

Ubicación: Cádiz - España
Valoración: 127
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 09/10/2003 14:53
Citar

Hola Miriam:

Me alegro de tener noticias vuestras.

Parte de lo que habéis hecho podría considerarse más o menos correcto, otra parte no tanto. Lo incorrecto es meterlo forzosamente, así se suele conseguir que el perro le coje miedo. Justo lo que te paso con Hank.

Ahora te queda una semana para quitarle ese miedo y conseguir que él entra por su propia voluntad.
Voy a ponerte unas pautas a seguir, que probablemente solucionan tu problema a tiempo.

Para empezar creo conveniente que de momento le quites la puerta a la jaula. Ésta se mueve y hace ruído, así asustando a Hank. Otra cosa que debes hacer es no estar pendiente de jaula, actua como si fuera cualquier cosa. Pienso que la mejor forma de conseguir que Hank se sienta a gusto dentro de ella es usando comida.

Ya que dispones de tan poco tiempo para cambiar sus ideas sobre la jaula recomiendo que optas por no darle más comida de la manera habitual. A partir de ahora le das su ración diaria dividida en cuatro raciones pequeñas. Además, haz sus comida especialmente rica, usando p.ej. comida de lata, pollo cocido cón caldo, etc. Lo que más le gusta, pero ¡ojo!, no pasarte con los ingredientes que no suele comer normalmente. Puede producirle diarrea etc. Solamente puede comer si entra en su jaula, donde coloques el comedero al fondo. Pónselo y déjalo tranquilo, ni animarle ni prestarle atención. Tarde o temprano entrará y comera, el hambre es un estímulo muy fuerte. Si al principio no quiere entrar a comer, retires la comida pasado unos 20 minutos. Luego le pones otra vez la comida, así sucesivamente hasta que él come.

Cuando haya comido varias veces dentro de la jaula deberías ir observando que entra con menos reservas. A partir de este momento puedes empezar a decirle una "Orden" para entrar. En el instante en que entre le dices p.ej.: "ENTRA". Habiendo repetido esto unas cuantas veces puedes empezar a intentar ordenarle que entre. Antes de que entre le dices: "ENTRA", acto seguida le pones la comida dentro, cuando entre le felicitas, y la comida formará también parte de su premio. Cuando termine de comer y quiera salir, enséñale unas comiditas muy ricas, si ves que le interesan, échaselas adentro, ojalá las persiga y así aprenderá que entrar es más interesante que salir.

Entre comidas deja comiditas ricas en la jaula, al fondo del todo. Esto puede ser pollo, carne, queso, etc., pero que sea muy rico.

Una vez que hayas conseguido que él entre fácilmente debes colocar la puerta. Mientras esté comiendo cierras la puerta tranquilamente y deja pasar unos minutos antes de dejarle salir. Cuando salga repites el truco de las comiditas muy ricas que eches para dentro. Cada vez quieres dejarle más tiempo dentro, aumentando el tiempo poco a poco. ¡Procura esperar con abrir la puerta hasta que esté quieto, no abras cuando esté inquieto!

Lo que te queda por hacer ahora es ponerte a ver una pelicula entera, sentada cerca de la jaula, sin prestar atención ninguna a Hank. Sal de vez en cuando a la cocina y déjalo encerrado un buen rato. Si esto sale más o menos bien puedes repetirlo en varias ocasiones más.

Espero que en el tiempo que te quede antes de emprender el viaje consigas la suficiente. Podrías incluso cortarle la comida en 6 raciones en vez de 4. Tendrás más momentos de práctica.

Pide a tu veterinario un calmante para el viaje, le ayudará a estar más relajado. Aunque mi experiencia me dice que una vez que un perro está más o menos habituado a estar en su jaula, no se inquieta demasiado.

Resumen: No darle de comer provoca hambre. Este hambre es lo que va a hacer que él entre en la jaula para comer. Así empezará a experimentar sensaciones positivas dentro de la jaula. Puedes enseñarle entonces una orden para que entre.

Coméntame tus dudas y/o éxitos, ya que me gustaría saber si mis consejos te sirven de lo suficiente.

Saludos, Willy.
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv. Email WWW Facebook
Miriam y Hank

Adoptad@

Adoptad@


Registrado:
Oct 2003
Mensajes: 2


Valoración: 0
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 09/10/2003 14:53
Citar

Hola Willy. Antes de nada muchas gracias por tu dedicación y tus consejos. Desde el sábado por la mañana hemos puesto en práctica el poner la comida favorita de Hank, su pienso mojado y un poco de arroz, dentro de la jaula. El primer día no entró a comer. Incluso lo dejamos sólo en casa durante veinte minutos, coincidiendo con la comida dentro de la jaula para que estuviese tranquilo que nadie lo iba a forzar a entrar. No hubo éxito. Ayer a la comida le pusimos unas salchichas para hacerla más apetitosa para él y seguimos con la misma táctica. Se nota que le gustraría comer, y más a Hank que le pirra la comida, pero lo más que ha llegado a meter son las dos patas delanteras dentro de la jaula. Sin que nos viese hemos observado que tiembla un montón cuando intenta entrar, pero al ver que no llega a la comida metiendo sólo las patas de delanteras se sienta fuera de la jaula y ladra para que le saquemos la comida. Lo único que hemos hecho es después de un rato, aparecer por allí, decirle, Hank tranquilo y nos vamos otra vez. Hoy, Lunes por la mañana, tampoco ha comido en el primer intento y es por lo que te cuento como va el proceso.
Crees que debemos seguir con lo mismo o cambiar. La última vez que comió algo fue el Viernes por la noche.Esperamos tu respuesta. Gracias. Miriam y Paco.
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Mens. Priv. Email
Willy

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Oct 2003
Mensajes: 6303

Ubicación: Cádiz - España
Valoración: 127
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 09/10/2003 14:54
Citar

Hola Miriam y Paco:

Te aconsejo que mantengas la estrategia un día más. Ponle la comida más apetitosa, dále un pequeño poquito y métele el resto de la comida al fondo de la jaula. Que no ha comido desde el viernes no es grave, un perro puede estar sin comer semanas. ¡Ójala el hambre vence al final su miedo!

Creo que esta estrategia es la única que pueda conseguir que Hank entra voluntariamente en la jaula. Otra forma sería forzarle, entraría, pero no estaría muy a gusto.

Si no lo consigues por las buenas, pienso que solo queda la opción de darle un calmante y transportarlo semi-sedado. Opción que debes comentar con tu veterinario.

Fuerza, suerte, manténme informado,

Willy.
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv. Email WWW Facebook

Enlaces patrocinados

 Responder
Índice del Foro -> Comportamiento

 
 
Saltar a:  

Búscanos en:

Los hábitos higiénicos del perro

Mi libro sobre cómo enseñar a tu perro a hacer sus necesidades donde tú quieras.

También es el regalo perfecto para un(a) dueño/a en apuros.

Seguir leyendo »


Volver arriba