La diabetes en los perros

Diabetes canina, ¿qué es?

Todo el mundo ha oído hablar sobre la diabetes.
Pero ¿qué es exactamente y por qué un perro puede tener diabetes?
Y quizás aún más importante, ¿cuáles son las implicaciones para el perro y el propietario?

La enfermedad

En los intestinos, los hidratos de carbono que ingiere el perro a través de la comida se transforman en glucosa. Esta glucosa es un combustible importante para las células. Para la absorción de la glucosa las células necesitan la hormona insulina.

La insulina no sólo es importante para la absorción de glucosa, sino también para los productos restantes de la degradación de las grasas y las proteínas. En un perro con diabetes hay una escasez de insulina o hay circunstancias que provocan que la acción de la insulina es contrarrestado por otras hormonas. ¡Esto aumenta la glucosa en la sangre, mientras que las células tienen escasez de glucosa! La diabetes es también conocido como "diabetes o la diabetes mellitas". La palabra "diabetes" significa: "beber mucho", la palabra "mellitas" significa "dulce". Este último se refiere al alta nivel de glucosa en la sangre (y la orina). Más adelante comentamos el "beber mucho".

Un perro con diabetes bebe mucho cuando le falta azúcar/insulina en sangre

Causas

La insulina es producida por células específicas (células beta) en el páncreas. En caso de un grave daño al páncreas, como una infección, la producción de insulina puede correr peligro.

Otra forma de daño al páncreas es la denominada enfermedad autoinmune. Son anticuerpos contra las células productoras de insulina, lo cual los hace perder.

Después del celo los ovarios producen durante un par de semanas la hormona progesterona. La progesterona puede conducir a un aumento en la producción de la hormona del crecimiento. Esta hormona de crecimiento inhibe la acción de la insulina. Hay suficiente insulina, pero no puede hacer su trabajo. El cuerpo registra el alto nivel de glucosa en la sangre y la falta de glucosa en las células. El páncreas responde a esto con un aumento de la producción de insulina. Con el tiempo las células productoras de insulina se agotan, no producen ninguna o muy poca insulina. Una verdadera diabetes ha comenzado.

¡Inyecciones contra el celo en hembras no son otra cosa que progesterona! ¡Suministrar (repetidas veces) estas inyecciones puede dar lugar a la aparición de la diabetes en el perro!

También la hormona cortisol inhibe la acción de la insulina. Un perro al cual se le da cortisol (prednisona y similares), pero también un perro con una corteza suprarrenal funcionando de manera acelerada (la enfermedad de Cushing) corre un mayor riesgo de adquirir diabetes.

Además, al igual que en los seres humanos, el sobrepeso y la falta de ejercicio juegan un papel en el desarrollo de la diabetes.

Los efectos

En el caso de diabetes hay una serie de cosas en el cuerpo que van mal.

El nivel de glucosa en la sangre es a la larga tan alto que los riñones empiezan a excretar glucosa a través de la orina. Esto ocurre cuando se supera el llamado umbral renal, quiere decir cuando la glucosa en la sangre está por encima de 15 mmol / l (valor normal es de 4-8 mmol / l). La glucosa en la orina atrae líquido adicional: el perro empieza a orinar más. Para compensar la perdida de liquido (sed), el perro empieza a beber más.

Debido a la pérdida de la glucosa y la incapacidad para quemar la glucosa el perro tiene más hambre. A pesar de que el perro come suficiente, o incluso come mucho, se observa que adelgaza por la incapacidad de las células de quemar glucosa, grasas y proteínas de la forma habitual. Si el déficit energético de las células empeora cada vez más, es entonces cuando el cuerpo empieza a quemar la grasa almacenada rápidamente. Los ácidos grasos que se liberan se almacenan en el hígado, lo cual hace que este órgano se va llenando de grasa. El hígado, a continuación, empieza funcionar mal. Esto permite que el hígado no pueda gestionar bien su función de desintoxicación. Cuando el cuerpo cambia a la quema de grasa este proceso libera sustancias parecidas la acetona (cetonas). Estas sustancias son tóxicas.

Todo este proceso puede dar lugar a malestar general, náuseas y vómitos.

También el aliento puede tener un olor a acetona.

El alto nivel de glucosa en sangre en los perros puede llevar a un nublado de la lente en el ojo. Esto se conoce como cataratas.

Debido a la presencia de glucosa en la orina existe un mayor riesgo de infección de la vejiga, porque la glucosa es una perfecta fuente de energía para las bacterias.

Por otra parte, las heridas en perros con diabetes suelen ser peores o más lentas de curar, por el retraso en la producción de proteínas.

El diagnóstico

El diagnóstico de la diabetes se base en medir el nivel de glucosa en la sangre. Es importante darse cuenta de que no hay glucosa en la orina hasta que el nivel de glucosa en sangre ha llegado a estar por encima de 15 mmol/l. ¡Sólo comprobar la orina no es suficiente para el diagnóstico!

Para determinar si existe un mayor nivel de glucosa en la sangre desde hace más tiempo también se puede medir el contenido de fructosamina. Este en el perro es de menos importancia que en el gato. Entonces es, por supuesto, posible que mediante la prueba de sangre se intenta averiguar las causas subyacentes de la diabetes (ver arriba).

Tratamiento

Si la diabetes se detecta en una perra entera y especialmente si la perra ha estado con el celo unas semanas antes es importante tan pronto como sea posible eliminar los ovarios y, por tanto, detener la producción de la progesterona. Si a la perra se diagnosticó la diabetes en una fase temprana, a veces un tratamiento con insulina no es necesario o sólo durante un corto tiempo. Especialmente en la denominada etapa "pre-diabetes" (beber mucho, nivel de azúcar en la sangre demasiado alto, pero no demostrable la presencia de azúcar en la orina), el éxito de una castración (incluyendo la eliminación de los ovarios) es elevado.

Inyecciones con Caninsulin

Cuando está comprobado que el páncreas produce poca o nada de insulina, la insulina debe ser administrada mediante inyección diaria. Las inyecciones subcutáneas deben ser suministradas todos los días en el mismo momento del día, por el propietario. Justo antes de la inyección diaria de insulina y alrededor de 7-8 horas más tarde, el perro debe comer.

Inicialmente, la dosis de insulina será determinada por su veterinario en base al peso corporal del perro y el nivel de glucosa en la sangre. La dosificación final debe ser determinada mediante un seguimiento regular de los niveles de glucosa en sangre durante el inicio del tratamiento. Estas mediciones deben hacerse alrededor de 7 horas después de la administración de insulina y, por tanto, justo antes de la segunda comida. Una vez que la dosis de insulina se ha establecido, a continuación, el perro sólo debe volver 1 vez cada 3 meses para la supervisión.

En los días en que el perro no come o vomita por ejemplo, es necesario ajustar la dosis de insulina. Hacer esto en consulta con su veterinario.

¡La administración de hormonas de la corteza suprarrenal (prednisona) o preparados de progesterona para pacientes con diabetes están fuera de cuestión! También es importante que en caso de que el perro tenga sobrepeso y bajo la supervisión de su veterinario se le pone a dieta para que pierda peso.

"Un hipo"

El término "hipo" significa en realidad una hipoglucemia. Ésta es una bonita palabra para la falta de glucosa en la sangre. Esta situación puede producirse si la dosis de insulina es demasiado alta o si en relación con la cantidad de insulina que se da ha sido ingerida demasiado poca cantidad de comida.

También un aumento repentino de la actividad, por lo cual se consume más glucosa, puede ser una posible causa de déficit de glucosa.

Es importante que reconozca los síntomas de una deficiencia de glucosa en su perro: el perro es algo inquieto o por el contrario decaído, lento, mostrar hambre, estar tembloroso, y, en casos graves, puede tener una especie de ataque epiléptico. Finalmente, el perro pierde el conocimiento.

El perro corre el mayor riesgo de tener un "hipo" sobre unas 3-7 horas después de la administración de la insulina.

Si reconoce los síntomas, entonces lo mejor que puede hacer es ofrecer tan pronto como sea posible algo de comida.

Si el perro ya no es capaz de ingerir los alimentos debe suministrarle glucosa en polvo frotándoselo por encima y por debajo de la lengua. La dosis es de alrededor de 1 gramo por kilogramo de peso corporal. ¡Debe tener siempre 1 o 2 dosis de este polvo a mano!

Frecuencia

La diabetes es más común en las hembras que en los machos.

Además, de acuerdo a la literatura una serie de razas son más propensos a la diabetes que otros: son el Spitz, el Puli, el Pinscher miniatura, el Cairn terrier, el Caniche, el Schnautzer miniatura y el Beagle. Pero puede darse en las más diversas razas e híbridos.

Nota: Este artículo está hecho no sólo en base a la literatura científica, sino también a las propias ideas basadas en la experiencia personal del veterinario autor. Por lo tanto, la información puede diferir en parte de la literatura actual. Te lo presentamos con un objetivo meramente informativo. En caso de dudas debes consultar siempre con tu veterinario ya que es el único profesional indicado para ésto.

Para saber más sobre la Diabetes y su manejo recomendamos la web del fabricante de Caninsulin.

Valora este artículo

8.8/10 (72 votos)

¿Tu perro te da problemas? ¿Tienes dudas sobre su educación y/o comportamiento?

Entra aquí para saber cómo te puedo ayudar.

Los hábitos higiénicos del perro

Mi libro sobre cómo enseñar a tu perro a hacer sus necesidades donde tú quieras.

También es el regalo perfecto para un(a) dueño/a en apuros.

Seguir leyendo »

www.seguroperros.com

Información independiente sobre seguros para perros.
» Seguir leyendo

Lectura recomendada

Comportamiento ¿Qué y por qué lo hace?

Comportamiento canino

Para una convivencia agradable es de vital importancia que comprendes el comportamiento de tu perro.

Esta serie de artículos sobre los aspectos básicos del comportamiento de los perros te ayuda a comprender mejor a tu perro.
Seguir leyendo »

Educación ¿Cómo lograr que aprende?

Educación canina

Si quieres tener un perro que se comporta bien y que se encuentra a gusto contigo debes educarlo.

Te explicamos los fundamentos de la educación canina, qué es lo que sí y qué es lo que no debes hacer para que aprenda.
Seguir leyendo »

Problemas Cuando algo falla

Problemas de comportamiento

Los perros pueden tener problemas de conducta.

En esta sección puedes encontrar algunos de los problemas más comunes y nuestras recomendaciones para solucionarlos.
Seguir leyendo »

Más artículos en el mapa de nuestra web

Búscanos en Facebook

Si te gusta mi web, por favor compártela con tus amigos.

Un saludo,

Síguenos en

Fecha última actualización de esta página:
sábado 05 de julio del 2014 a las 20:37:05


Volver arriba