Ir a versión móvil

Foro de perros


Perros Heroicos


Índice del Foro ->

General

 
Autor Mensaje
Baudin

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Dic 2008
Mensajes: 1361

Ubicación: Valdemorillo Madrid
Valoración: 66
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 29/01/2011 18:30
Citar

Enlaces patrocinados

Recopilación de historias sobre perros heroicos, leales y otras actitudes nobles, encontradas por internet y algunos libros de mi biblioteca, lo más increíble es que la mayoría de ellos, salvaron vidas humanas sin que nadie les hubiese entrenado para ello. Hay que tener en cuenta que estas historias son solo un minúsculo grano de arena entre la inmensidad de una playa, pues son muchísimos los que en toda época y lugar, fueron y siguen siendo anónimos, pero no por ello menos heroicos.

Uno de los más famosos es un San Bernardo llamado Barny que durante 12 años residió en el monasterio de San Bernardo, dedicándose a la noble tarea de buscar montañeros y excursionistas perdidos por los Alpes, en su periodo de servicio, consiguió salvar la vida a mas de cuarenta personas, una vez retirado del servicio activo acabo sus días en la ciudad de Berna, donde se le puede contemplar hoy en día ya que esta disecado en el Museo de Historia Natural.

Peritas, el perro de Alejandro Magno que dio su vida por el en una batalla peleando con un elefante.

En las ruinas de Pompeya se encontró a un perro que cubría a un niño pequeño con su cuerpo, en un intento desesperado de protegerlo de la nube de cenizas, y no fue esta la primera vez que lo hizo, en su collar se encontró que había tres marcas de reconocimiento por otras tantas veces que salvo la vida de su joven amo.

Smythe, en “Animal Psychology”, relata una anécdota de dos terriers que solían cazar juntos, uno de ellos se cayo en un pozo minero abandonado y fue encontrado cuando siguieron al amigo, que todos los días, después de comer –teóricamente- , se encaminaba decidido hacia la entrada de uno de esos pozos, cuando llegaron a el, oyeron unos ladridos en la profundidad del oscuro pozo, cuando el equipo de recate recupero al perro, que estaba a doce metros de profundidad, se sorprendieron al encontrarlo en una cornisa, acompañado de huesos frescos y trozos de pan que el dueño identifico como parte de la comida del fiel amigo.

El perro Heroe del año en 1995 fue Bailey, un perro mezcla de retriever de la bahía de Chesapeake y de labrador, que cuando a su dueño le ensarto un toro contra una valla y lo golpeo furiosamente varias veces en la espalda, el fiel amigo intervino lanzándose contra su cabeza, mordiendo al toro en la nariz y orejas, permitiendo así que su dueño se escapase por debajo de la valla, apoyándose en Bailey consiguió llegar hasta su casa, donde tras una larga convalecencia consiguió recuperarse y continuar su vida junto a su fiel y valiente amigo.

Tang (collie) fue recogido de la calle en un estado lamentable por el capitán Oyer, cuando estuvo recuperado, solía acompañarle en sus paseos y en el trascurso de estos, salvo la vida de cuatro niños en un solo año, empujándoles en el ultimo momento y salvándoles de ser atropellados por coches lanzados a gran velocidad, fue declarado “Perro héroe nacional” y “El perro mas heroico del año” de los EEUU.

En 1919, los noventa y un pasajeros del barco de cabotaje Ethie, se salvaron de la muerte gracias a un Terranova, a bordo, se declaro un voraz incendio que se extendió con gran velocidad, por sus proporciones impedía que ningún barco de salvamento se acercase, el Terranova, mordió la maroma (cuerda) de atraque y con ella en la boca, nado hasta la orilla, permitiendo de esta forma que las personas que ahí estaban tirasen de ella acercando el barco a la orilla y así todas las personas que en el estaban salvaron la vida.

La perra Irma, durante la segunda guerra mundial, salvo la vida de 233 personas encontrándolas sepultadas tras los terribles bombardeos de la fuerza aérea alemana, por ello recibió el nombre de “Grand Old Irma” y fue condecorada por ello.

El perro mas antiguo que fue condecorado del que se tiene conocimiento es Soter el cual, por su comportamiento durante la guerra del Peloponeso (431-404 a.c.) recibió un collar de plata en el que figuraba inscrito lo siguiente: “Defensor y salvador de Corinto”.

En 1842, en un libro titulado “Animal Biography”, se extracta una noticia de un periódico francés “Un hombre joven metió a su perro en una barca, remó hasta el centro del Sena y arrojo a su animal por la borda con la intención de ahogarlo. El pobre perro intentaba, una y otra vez, subir por un lado de la barca, pero su amo le volvía a tirar fuera hasta que el hombre perdió el equilibrio y se cayó por la borda. En cuanto el perro vio que su amo se lo llevaba la corriente, se alejo de la barca y lo mantuvo a flote hasta que alguien acudió en su ayuda desde la orilla y salvo sus vidas”, gracias a Dios, el periodista nos ahorro el conocer si ese amo ingrato encontró otra forma más cruel de deshacerse de si fiel amigo, aunque nos quedaremos con la posibilidad de que semejante acto llegase a conmoverle el corazón.

"Boggie" un bullmastiff de setenta kilos visito durante once, años un hospital especializado en el tratamiento del cáncer de forma regular sin faltar ni una sola vez a su cita semanal. Su implicación con los enfermos era tal que al cabo de poco tiempo el cuadro de médicos y enfermeras comprendió que no era necesario que nadie acompañara al animal por los pasillos y en las habitaciones privadas, por cuanto este conocía el itinerario al dedillo y hasta habla aprendido a abrir las puertas. Más aun, todos comprendieron que "Boggie" sabía perfectamente cuando podía entrar y acercarse a un paciente y cuando era preferible pasar de largo por una puerta a sabiendas de que en ese momento su visita podría resultar inoportuna por la razón que fuera. "Boggie" murió de melanoma, una de las formas de cáncer mas letales de cuantas existen y los médicos, enfermeras y pacientes de ese hospital que durante tantos años había visitado y a donde habla llevado tanta alegría dentro de la desolación, decidieron dedicarle un recuerdo e instalaron una placa en la entrada principal en la que destaca una imagen siluetada de "Boggie" y una sencilla inscripción: "Boggie, siempre estarás con nosotros -tus amigos en la tierra y en el cielo.

Durante un terrible incendio en un hotel de Pensilvania, un perro de raza Terranova con el nombre de Hecher, salvo a ocho personas y pereció entre las llamas al realizar el intento de salvamento de una novena persona.

Bobby de Greyfriars (Skye Terrier)
Hacia 1850, el jardinero John Grey llega a Edimburgo (Escocia) con su esposa e hijo, en busca de un futuro mejor, la dura situación económica lo empuja a unirse a la policía como vigilador nocturno. Pasados unos años, adoptan a un Skye Terrier que con el tiempo se convertiría en su inseparable compañero. John que padecía de tuberculosis, fallece el 15 de febrero de 1858 y es sepultado en los terrenos adyacentes a la iglesia de Greyfriars. Durante los catorce años siguientes a la muerte de su amo, Bobby se negó a alejarse de la iglesia, aún en las épocas de clima más riguroso. Los vecinos, sensibilizados por la increíble lealtad de Bobby, lo alimentaron y construyeron para él un refugio en los terrenos de la iglesia, aún cuando los perros no eran permitidos en el sector de las sepulturas. En 1867, y debido al creciente número de perros vagabundos, las autoridades de la ciudad aprobaron una norma que obligaba a registrar a todos los perros de Edimburgo, y los que no lo cumplieran serían sacrificados. Sir William Chambers, decidió pagar la licencia de Bobby, y le hizo un collar con una placa de bronce con la leyenda "Greyfriars Bobby from the Lord Provost - 1867 - licensed", actualmente en exhibición en el Museum Of Edinburgh. Bobby murió en 1872, la Baronesa Angela Georgina Burdett-Coutts, conmovida por la historia, encargó a William Brody una escultura, que fué emplazada en 1873 frente a la iglesia de Greyfriars. Los restos de Bobby están sepultados a escasos metros de los de su amo, y el 13 de mayo de 1981, en una ceremonia presidida por el Duque de Gloucester, la Dog Aid Society de Escocia le agregó una pequeña lápida que reza: "Greyfriars Bobby - died 14th January 1872 - aged 16 years - Let his loyalty and devotion be a lesson to us all". En 1961 los estudios Disney produjeron la película "Greyfriars' Bobby", basado en el libro homónimo de Eleanor Atkinson.

Boss era el perro del capitán William A. Ellerbrock, y murió intentando salvar a su dueño del incendio de su barca, en abril de 1880. Los enterraron juntos, en la parte de atrás hay un retrato de Boss, protegiendo a su amo hasta la eternidad. En la lápida puede leerse la frase: "Faithful unto death" (Fiel hasta la muerte).

Chonino (Pastor Aleman) Nació el 4 de abril de 1975 y el 15 de diciembre de 1977 ingresó a la Policía Federal Argentina después de aprobar las pruebas de aptitudes físicas y psíquicas requeridas para ser un perro policía. Fue adiestrado como perro de seguridad y clasificado como perro de presa, por lo que sólo podía entrar en acción cuando había peligro de vida tanto para sus conductores como para terceros inocentes. El 2 de Junio de 1983 Chonino fue asignado para un patrullaje de la Comisaría 45°, en Capital Federal, a los Suboficiales Luis Sibert y Jorge Iani. Ese día los policías identificaron a dos sospechosos y al exigirles ver su documentación se produjo un terrible tiroteo. Uno de los policías, que era el amo de Chonino, fue herido. Para defender a su guía, el perro se abalanzó contra uno de los delincuentes, y el otro bandido disparó contra él hiriéndolo de muerte. Chonino en su boca llevaba un trozo de bolsillo que contenía los documentos de los asaltantes. Gracias a este acto, los ladrones pudieron ser identificados. Cinco días más tarde, el personal de la Policía Bonaerense detuvo a los agresores. En su honor, en 1996 se instauró en Argentina el dia 2 de Junio como Dia Nacional del Perro. Los restos de Chonino descansan en el Círculo de la Policía Federal Argentina. Para recordarlo, en el interior del Predio de Policía Montada, existe una estatua de bronce y en su honor la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires le dio su nombre a un pasaje del barrio de Palermo. Desde 1991 la calle que une la Avenida Casares con la calle Salguero, en la Capital Federal, se denomina Pasaje Chonino. El 2 de junio de 1998, después del ingreso de la Fanfarria, el comisario Jorge Depresbitero, jefe de la División Perros, anunció la inauguración de la Pista de Adiestramiento de Canes, llamada desde entonces, “Chonino”. La Policía Federal, a través de la División Perros, rinde cada año su homenaje a este perro ejemplar.

Fernando (mestizo), fue un perro común que se ganó un lugar en la historia y el corazón de los habitantes de la provincia del Chaco (Argentina). Poseía un instinto particular que lo hizo amigo de todos los habitantes. Su figura era popular y no había reunión social o artística que no contara con su simpática presencia silenciosa, como si gustara y disfrutara del espectáculo. Sobre él se escribieron varias notas en diarios y revistas de Argentina y del extranjero, y hasta mereció un comentario de Arturo Barea por la BBC de Londres. Tenía por costumbre cumplir meticulosamente sus recorridos, y nunca faltaba a la Plaza Central, donde cumplía una de sus grandes pasiones: perseguir gatos. Una de sus rutinas diarias era ir a la sucursal local del Banco de la Nación Argentina, donde se hacía presente a las 6 de la mañana para ingresar junto a los empleados y desayunar con el gerente. El perro tenía acceso a cines y espectáculos, y si la función no era de su agrado se retiraba orgullosamente. Al día siguiente el comentario de la función dependía de lo que había hecho el perro. La mañana del 28 de Mayo de 1963 lo encontraron moribundo frente al Banco Español. Más de un negocio cerró sus puertas, la Banda Municipal de Música interpretó marchas fúnebres. Las casas cerraron las ventanas en muestra de respeto hacia un animalito que había conquistado a toda una ciudad. Tiene dos esculturas en la ciudad de Resistencia, capital de la provincia del Chaco y conocida como la "ciudad de las esculturas", una ubicada en la entrada al Fogón de los Arrieros y la otra frente a la Casa de Gobierno provincial.

Hachiko (Akita) macho, de color blanco, que nació en Noviembre de 1923 en la prefectura de Odate, provincia de Akita, al norte de Japón. A los 2 meses de edad fue enviado a la casa del profesor del departamento de Agricultura de la Universidad de Tokio Dr. Eisaburo Ueno. El profesor lo llevó a su hogar situado cerca de la estación Shibuya, y allí demostró ser muy bondadoso y amable, por su parte el perro lo adoraba. No podía acompañar a su amo hasta la universidad, pero lo que sí hacía era dejar la casa todas las mañanas con el profesor y caminaba junto a él hasta la estación Shibuya. Hachiko se sentaba en la pequeña plaza y esperaba allí a su dueño hasta que este regresaba de su trabajo por la tarde. Como era todos los días, el profesor y su perro se empezaron a hacer conocidos en la estación y su historia de lealtad pronto se extendió por los alrededores. El 21 de mayo de 1925, el profesor sufrió un ataque cardíaco en la universidad y falleció antes de poder regresar a casa. En Shibuya, el perro esperaba enfrente de la estación. Y cuando llegó la noticia de su muerte, inmediatamente pensaron en el pobre perro que lo había acompañado todos los días. Varios tuvieron la misma actitud y fueron a la pequeña plaza para convencer al perro de que volviera a su hogar, como si él pudiera comprenderlos. A la mañana siguiente Hachiko fue visto enfrente de la estación, esperando a su amo, y aguardó todo el día. Al día siguiente estaba allí de nuevo y así cada día, durante los diez años que transcurrieron hasta su propia muerte. Esperaba el día entero y al llegar la hora de regreso de su amo, buscaba entre todos esos rostros extraños a aquel que amaba. Ni siquiera las malas condiciones climáticas, lluvia, sol, viento y nieve, impedían su diario peregrinar al encuentro de su amo, la lealtad hacia su amigo humano nunca pereció. Por ello se transformó en un héroe. En abril de 1934 los habitantes de Shibuya contrataron a Teru ( Shou) Ando, un famoso escultor japonés, para que realizara una estatua en honor su amigo Hachiko. El escultor estuvo encantado de realizar ese trabajo y la estatua de bronce fue colocada enfrente de la estación, donde solía esperar Hachiko. El 7 de marzo de 1935 Hachiko falleció al pie de su propia estatua. Durante la guerra todas las estatuas fueron fundidas para la elaboración de armamento, la de Hachiko no escapó de esa suerte y lamentablemente el escultor fue asesinado. Pero los pobladores de Shibuya continuaban recordando a Hachiko y su mensaje de lealtad. Así fue como decidieron en 1947, formar una Sociedad para el reemplazo de la estatua de Hachiko, y dicha sociedad contrató al hijo de Teru Ando, Takeshi Ando, quién también era un excelente escultor. Hoy en día, la estatua permanece en medio de la plaza enfrente de la estación Shibuya. También hay una estatua similar en Odate, delante de la estación de Odate, y también se encuentra otra estatua del perro y su amo en el parque de Ueno. Hachiko es el protagonista de la película de 1987 "Hachiko monogatari". El 8 de abril de cada año se conmemora a Hachiko en la plaza frente a la estación de trenes de Shibuya. Los restos de Chuken Hachiko (en japonés el leal perro Hachiko) descansan junto a los de su amo el Dr. Eusaburo Ueno.

Los perros del Titanic, de los documentos de la empresa White Star (operadora de la nave), y testimonios de los sobrevivientes, se sabe que a bordo del Titanic viajaban no más de 10 o 12 perros, todos ellos de pasajeros de primera clase. De los cuales al naufragio sobrevivieron 3. "Sun Yat Sen", un Pekinés, propiedad de un acaudalado empresario británico, quien junto con su esposa Myra lograron ser rescatados. "Lady", de raza Pomerania, que viajaba con su dueña y ambas fueron rescatadas y otro Pomerania, del cual se desconoce su nombre, cuya propietaria también fue rescatada, no así su marido que perdió la vida en el naufragio. El periódico New York Herald el día 21 de Abril de 1912, publicó un artículo basado en el testimonio de un marinero del buque Carpathia (primer barco en llegar al lugar del naufragio a buscar sobrevivientes), que relató la conducta heroica de un perro de nombre "Rigel" de raza Terranova, propiedad de un oficial del Titanic, y que habría ayudado a rescatar náufragos. El perro ladraba desesperadamente a su dueño, el cual nunca aparecería, pero sirvió para que el Carpatia pudiera localizar botes salvavidas que sin el ladrido del perro, quizás no hubiera podido ver. No ha sido probada la existencia de este perro, por lo que no se sabe si es cierto o no. Entre los perros que perdieron la vida se encontraban un chow-chow, un airedale terrier, un bulldog frances y un gran danés entre otros.

Mathais (Boxer) es el único perro condecorado, en 1943, con la Cruz de Hierro en Alemania, por haber socorrido a 17 soldados heridos durante la Segunda Guerra Mundial.

Nipper (Fox terrier) en Estados Unidos se lo conocía como el RCA dog, aunque había comenzado su vida en Bristol, Inglaterra, en 1884. Era perrito de la "Victor", marca Registrada y símbolo de la empresa RCA Victor. Han transcurrido 93 años desde la aparición del emblema que hizo que Nipper se convirtiese en el perro más popular y conocido del mundo. La idea del pintor inglés Francis Barraud de plasmar con óleo en la tela, la escena que observó repetidas veces en su casa, tuvo su origen cuando recibió como herencia entre otras cosas, un fonógrafo con cilindros de cera y el perrito Nipper que pertenecieron a su hermano, fallecido poco tiempo antes. Observó que cuando reproducía el fonógrafo uno de los cilindros, grabados con la voz de su hermano, Nipper se acercaba a la bocina y mirándola escuchaba atentamente la voz de su antiguo amo. Su título His master's voice (La voz de su amo), ocurrió en el año 1895 y después esa obra fue ofrecida por su autor a la Edison Bell Co. de Londres, pero la oferta fue rechazada por esa compañía, inventora del fonógrafo a cilindro. Ante esa negativa de compra, Francis Barraud decidió entonces colgar el cuadro en una de las paredes de su taller, donde permaneció cuatro años, hasta que se presentó el señor William Barry Owen y le sugirió que reemplazara el fonógrafo a cilindro de Edison de 1877, por el gramófono a disco inventado por Emilio Berliner en 1888. Barraud lo hizo y sobre la figura del fonógrafo pintó la del gramófono. Era en 1899 y la obra adquirió ese mismo año, la pequeña y modesta "Gramophne" en la que William B. Owen se desempeñaba como gerente de relaciones y propaganda. A partir de la adquisición de la obra, la compañía "Gramophone" y Nipper comenzaron a hacerse famosos en el mundo entero pues todos los productos fabricados por la compañía, llevaron sin excepción impresos o moldeados ese simpático emblema.

Old Drum (Viejo barril) (Galgo) se hizo muy famoso por haber sido la causa de un histórico juicio, en 1870, que incluso llegó a la Corte Suprema del estado de Missouri (Estados Unidos), donde fueron implícitamente reconocidos los derechos de los animales. Una mañana el señor Charles Burden descubrió que su galgo había sido asesinado. Por el tipo de munición utilizada y por el lugar donde se encontró el animal, supo que el autor del hecho había sido su vecino y que no había actuado en defensa propia, sino a sangre fría, por lo que decidió iniciar una acción judicial a Leónidas Hornsby, su vecino y asesino del perro. El doctor George Vest pronunció este discurso:
“Caballeros del jurado: El mejor amigo que un hombre pueda tener, podrá volverse en su contra y convertirse en su enemigo. Su propio hijo o hija, a quienes crió con amor y atenciones infinitas, pueden demostrarle ingratitud. Aquellos que están más cerca de nuestro corazón, aquellos a quienes confiamos nuestra felicidad y buen nombre, pueden convertirse en traidores. El dinero que un hombre pueda tener también podrá perderlo, se volará en el momento que más lo necesite. La reputación de un hombre quedará sacrificada por un momento de locura o debilidad. Las personas están dispuestas a caer de rodillas para honrar nuestros éxitos, serán los que arrojen la primera piedra, cuando el fracaso coloque nubes sobre nuestro porvenir. El único, absoluto y mejor amigo que tiene el hombre en este mundo egoísta, el único que no lo va a traicionar o negar, es su PERRO. Caballeros del jurado, el perro de un hombre está a su lado en la prosperidad y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad. Dormirá en el frío piso donde sopla el viento y cae la nieve, sólo para estar junto a su amo. Besará la mano que no tenga comida para ofrecerle, lamerá las heridas y amarguras que produce el enfrentamiento con el áspero mundo. Si la desgracia deja a su amo sin hogar y amigos, el confiado perro solo pide el privilegio de acompañar a su amo para defenderlo contra todos sus enemigos. Y cuando llega el último acto, y la muerte hace su aparición y el cuerpo es enterrado en la fría tierra, no importa que todos los amigos hayan partido. Allí junto a la tumba, se quedará el noble animal, su cabeza entre sus patas, los ojos tristes pero abiertos y alertas, noble y sincero, mas allá de la muerte".
Un profundo silencio llenó la sala de audiencias cuando el Dr. Vest terminó. Los hombres del jurado quedaron vivamente emocionados, mientras que algunos integrantes del público irrumpían en llanto. El jurado decidió en forma unánime castigar a Leónidas Hornsby con una multa de 550 dólares (400 dólares mas de lo que marcaba el límite legal) y la frase "El perro es el mejor amigo del hombre" se hizo popular para siempre. Una estatua fue erigida en su honor, en los tribunales del condado de Johnson, estado de Missouri.

Patsy Ann (Bull terrier) era una perra de color blanco que nació en Portland, Oregon, el 12 de octubre de 1929. De cachorro fue llevada a Juneau, la capital de Alaska, como perrita de compañía. Era sorda de nacimiento y de adulta eligió vagabundear por el pueblo, adoptando el puerto como su hogar. Entre los estibadores tenía muchos amigos que se ocupaban de cuidarla y darle alimento diariamente. Se hizo famosa por su habilidad para darse cuenta de la llegada de cada nave que visitaba Juneau y por la recepción fiel que les prodigaba, esperándolos pacientemente, sentada a un lado del embarcadero. En cualquier lugar del pueblo adonde estuviera, detectaba la llegada de una nave y se dirigía a trote rápido al embarcadero sin que nada la distrajera, incluso sabía en que muelle atracaría. Los turistas admiraban a la perra y se fotografiaban con ella, recorriendo su retrato el mundo y aumentando su popularidad. En 1934, una ordenanza de la ciudad requería licenciar a los perros, varios ciudadanos de Juneau compraron a Patsy Ann una licencia y la presentaron con un collar rojo brillante que ella usó por poco tiempo ya que fue declarada por el alcalde de la ciudad la "Anfitriona Oficial de Juneau", título que la eximía del impuesto y le reconocía un homenaje de la ciudad que se sentía en deuda con ella. Murió el 30 de marzo de 1942 a la edad de catorce años. Al día siguiente, una muchedumbre acompañó con su mirada y en silencio cuando el pequeño ataúd fue bajado al mar, en las aguas del canal de Gastineau, muy cerca de su lugar favorito. Cincuenta años después de su muerte, los amigos de Patsy Ann donaron fondos para hacer una escultura y en 1992 su estatua de bronce fue instalada en el embarcadero.

Rin tin tin (Pastor alemán) ha sido protagonista de varias películas y series de Hollywood. En 1918 durante la primera guerra mundial, el soldado Duncan, recogió 2 cachorros y se los llevó al campamento. Les llamó Rin tin tin y Nannette. Mientras duraba la contienda, el soldado se dedicó a adiestrar a los cachorros, impresionado de las habilidades que mostraban. Al finalizar la guerra los llevo a Estados Unidos, donde a principios de 1920 se consagró como una de las mayores estrellas de cine de la época. Falleció a los 16 años de edad, y está sepultado en un cementerio de animales de Paris. Protagonizó más de 20 películas e incluso tiene su huella estampada en el paseo de la fama. El protagonista de las películas era el Cabo Rusty un niño que sobrevivió a un ataque indio en un tren que trasportaba a los pioneros y tocaba la corneta en Ford Apache. Rin Tin Tin, un astuto perro era su inseparable compañero y la mascota del regimiento el 101 de Caballería al que ayudaba en las misiones más peligrosas contra los Apaches o contra los forajidos de la zona.

Stubby (American staffordshire terrier), fue la mascota del 102 regimiento de infantería de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, condecorado por el General Pershing por su valor. Salvó a toda una división del ejército Americano advirtiendo de la inminencia de un bombardeo de gas. Fue mensajero en patrullas de rescate y en cierta ocasión detuvo con la amenaza de sus terribles dientes a un espía enemigo a quien custodió hasta la llegada de los soldados. Sus restos están expuestos en el Museo Smithsoniano en Washington DC.

Belka, Laika, Lisichka, Mushka, Pchelka, Strelka y muchos más perros soviéticos... El Programa Sputnik fue una serie de misiones espaciales no tripuladas lanzadas por la Unión Soviética a finales de los años 1950 para demostrar la viabilidad de los satélites artificiales en órbita terrestre. El Sputnik 1 fue lanzado el 4 de octubre de 1957. El Sputnik 2 se lanzó el 3 de noviembre de 1957, llevando a bordo al primer pasajero vivo, la pequeña perra Laika, que se encontró abandonada en las calles de Moscu. Los planes de la misión no proporcionaban un regreso seguro de la nave espacial o su pasajero, haciendo de Laika la primera víctima del espacio. La perra vivió 7 días en órbita terrestre demostrando por primera vez que un organismo vivo evolucionado podía sobrevivir en el espacio. Posteriormente su cápsula se desintegró al ingresar a la atmósfera de la tierra, el 14 de Abril de 1958, después de haber orbitado la tierra más de 2368 veces, recorriendo más de 100 millones de kilómetros. Las protestas de muchos organismos de protección de animales no lograron que los rusos detuvieran sus experiencias con perros en el espacio. Laika aparece en el Monumento a los Conquistadores del Espacio (1964) en Moscú. El primer intento de lanzar el Sputnik 3, el 3 de febrero de 1958 fue fallido, pero el segundo el 15 de mayo fue satisfactorio y transportó una gran serie de instrumentos para investigación geofísica. Su grabadora falló, haciendo imposible medir la radiación de los cinturones de Van Allen. El Sputnik 4 se lanzó y puso en órbita dos años después, el 15 de mayo de 1960. El 28 de julio de 1960, Lisichka (en ruso pequeño zorro) y Bars (en ruso pantera) murieron en un test de vuelo del Vostok, que explotó en llamas durante el lanzamiento. El Sputnik 5 (prototipo de la astronave Vostok), fue lanzado y puesto en órbita el 19 de agosto de 1960 llevando a bordo a los perros Belka, un esquirrel y Strelka (en ruso pequeña flecha), 40 ratones, 2 ratas y una variedad de plantas. La nave regresó a la Tierra al día siguiente y todos los animales fueron recuperados sanos. Posteriormente al viaje, Strelka dio a luz una camada de 6 sanos cachorros, uno de los cuales fue obsequiado al presidente J.F.Kennedy.
El 1 de diciembre de 1960, fue lanzado un terrier de nombre Mushka (en ruso pequeña mosca), y Pchelka (en ruso pequeña abeja), que murieron al reentrar en la atmósfera terrestre con un abrupto ángulo de ingreso que produjo la destrucción de la cápsula espacial. El 22 de diciembre de 1960, el vuelo orbital fue abortado y sus tripulantes caninos, Damka (en ruso señorita) y Krasavka (en ruso bonita) sobrevivieron. En la etapa final de preparación de un vuelo orbital tripulado por astronautas humanos, otros perros fueron enviados al espacio: Kernuschka (negrita) el 9 de marzo de 1961 y Zvezdochk (estrellita) el 25 de marzo de 1961 y fueron recuperados con éxito. El 22 de febrero de 1966 en el biosatélite Kosmos, fueron lanzados Veterok (brisa) y Ugolek (carbón), quienes aterrizaron felizmente después de cumplir una misión de 22 días logrando el record de permanencia canina en el espacio.

Canelo (mestizo) esta historia comienza a finales de la década de los 80 y es la historia de un perro cualquiera con su amo, ellos vivían en Cádiz. Seguía a su dueño por todas partes, su dueño, vivía solo, por lo que Canelo era su más leal amigo y único compañero. La compañía y el cariño mutuo los hacía cómplices en las miradas y hasta en los gestos.
Cada mañana se los podía ver caminando juntos por las tranquilas calles de la ciudad cuando el buen hombre sacaba a pasear a su amigo. Una vez a la semana uno de esos paseos eran hacía el Hospital Puerta del Mar ya que debido a complicaciones renales el hombre se sometía a tratamientos de diálisis.
Obviamente, como en un hospital no pueden entrar animales, él siempre dejaba a Canelo esperándolo en la puerta del mismo. El hombre salía de su diálisis, y juntos se dirigían a casa. Esa era una rutina que habían cumplido durante mucho tiempo.
Cierto día el hombre sufrió una complicación en medio de su tratamiento, los médicos no pudieron superarla y éste falleció en el hospital. Mientras tanto "Canelo" como siempre, seguía esperando la salida de su dueño tumbado junto a la puerta del centro de salud. Pero su dueño nunca salió.
El perro permaneció allí sentado, esperando. Ni el hambre ni la sed lo apartaron de la puerta. Día tras día, con frío, lluvia, viento o calor seguía acostado en la puerta del hospital esperando a su amigo para ir a casa.
Los vecinos de la zona se percataron de la situación y sintieron la necesidad de cuidar al animal. Se turnaban para llevarle agua y comida, incluso lograron la devolución e indulto de Canelo una ocasión en que la perrera municipal se lo llevó para sacrificarlo.
Doce años, fue el tiempo que el noble animal pasó esperando fuera del hospital la salida de su amo. Nunca se aburrió ni se fue en busca de alimento, tampoco buscó una nueva familia. Sabía que su único amigo había entrado por esa puerta, y que él debería esperarlo para volver juntos a casa.
La espera se prolongó hasta el 9 de diciembre del 2002, en que Canelo murió atropellado por un coche en las afueras del hospital.
La historia de Canelo fue muy conocida en toda la ciudad de Cádiz. El pueblo gaditano, en reconocimiento al cariño, dedicación y lealtad de Canelo, puso su nombre a un callejón y una placa en su honor.
A Canelo
Que durante 12 años esperó en las puertas del hospital a su amo fallecido.
El pueblo de Cádiz como homenaje a su fidelidad.
Mayo de 2002

Judy, la heroína inglesa, el soldado británico Frank Williams tenía apenas 20 años cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y se unió a la Real Fuerza Aérea en calidad de piloto. Fue enviado a Singapur donde poco después fue tomado prisionero por los japoneses y pasó 3 años y medio detenido en las selvas de Malasia. Este campo de prisioneros se encontraba en un terreno inhóspito, en medio de anegados arrozales, donde para sobrevivir él y sus compañeros tenían que cazar serpientes para comer ya que el trato y la alimentación eran deplorables. Además fueron forzados a trabajar construyendo los rieles de un ferrocarril en medio de la selva y bajo condiciones hostiles.
La mayoría de prisioneros ingleses en Malasia murió debido a enfermedades tropicales, picaduras de víboras y a la pésima alimentación a la que fueron sometidos por sus captores. Entre esos pocos sobrevivientes se encontraba Frank Williams.
Al poco tiempo fueron trasladados a otro campo de prisioneros en Sumatra. En este nuevo lugar, el soldado Williams se percató de que todas las noches llegaba sigilosamente un perro flaco y hambriento a robar comida. Frank le compartió de su ración que apenas consistía en un puñado de arroz hervido, y fue cuando se dio cuenta que "era una perra" de raza pointer, a la cual puso el nombre de "Judy".
Ya luego se enteraría de que ella también era una sobreviviente, pues había sido mascota de un barco de guerra inglés que fue hundido por los japoneses, y que estuvo entre los afortunados que lograron salvarse, pero que a todos los soldados los habían hecho prisioneros y la pobre perra había quedado desamparada y sola.
El soldado Frank la adoptó como suya aún contrariando las órdenes de sus captores, quienes no veían con buenos ojos a la perra, ya que era evidente que ésta sentía aversión hacia los japoneses y no dejaba de ladrarles y gruñirles cuando se acercaban demasiado a los ingleses. Frank tuvo que persuadir al comandante del campamento para que ponga a Judy en la lista de prisioneros, lo que le daba cierto estatus y protección, porque temía que algún momento sea disparada por uno de los guardias que la odiaban. El mejor momento para convencerlo fue una noche en que el comandante estaba borracho, situación que Frank aprovechó para hacerle firmar los papeles. Judy era ahora una prisionera de guerra. De hecho es el único animal en la historia que ha recibido ese estatus.
Muchos de los soldados ingleses salieron con vida de la selva de Sumatra gracias a Judy, ya que la noble perra era especialista en alertarlos cuando se acercaba algún alacrán o serpiente. En cierta ocasión alertó con sus ladridos a los guardias y prisioneros sobre la presencia cercana de un tigre, y hasta se ganó una gran herida al evitar que ingrese un caimán de un pantano cercano al campo de prisioneros.
Era muy inteligente y lograba entretener a los guardias cuando se aprestaban a castigar y golpear a los soldados capturados.
En junio de 1944 los prisioneros son trasladados a un barco para que los lleve a otro campo en Singapur, y se suponía que Judy no estaba en la lista, por lo que Frank Williams la escondió en una mochila y logró dejarla en la bodega del barco junto a los sacos de arroz, donde la perra se mantuvo sin llamar la atención
Cuando apenas emprendían el viaje, el buque fue torpedeado y Frank logró ponerla a salvo rompiendo una escotilla de 30 cm por donde la arrojó al mar. Era el segundo naufragio de Judy. Hubo testigos que vieron a la perra aferrada a un trozo de madera y agonizante.
Frank Williams que estaba entre los sobrevivientes, había perdido la esperanza de volver a verla, y escribió en sus memorias:
“regresamos al campamento al tercer día del naufragio, y un perro flaco se me posó en los hombros. Estaba todo cubierto de combustible y sus viejos ojos cansados destellaban, era Judy."
Desde que regresó del naufragio, Judy no volvió a ser la misma. Ya no era dócil con nadie y se había convertido en un animal astuto que sólo obedecía a su instinto de supervivencia. Se volvió cazadora y se alimentaba de yuca, gusanos, monos y serpientes. Se volvió más agresiva con los guardias por lo que fue condenada a muerte.
En un último intento por salvarle la vida, Frank la liberó en la jungla porque sabía que su instinto la haría sobrevivir. Los japoneses jamás la pudieron encontrar para matarla.
Frank y Judy se encontraban a escondidas entre la maleza mediante silbidos que él hacía cuando podía alejarse un poco de los guardias. Así se mantuvieron hasta su liberación en 1945.
Irónicamente, siendo ya libre, Judy tuvo que viajar hasta Liverpool escondida en la cocina del barco, debido a las leyes inglesas de cuarentena.
Tras pasar seis meses en cuarentena, Judy se convirtió en una heroína nacional y la noticia de que iba ser condecorada con "La Cruz de la Victoria", dio la vuelta al mundo. Fue condecorada en 1946 en una ceremonia especial que le organizaron los ex prisioneros de guerra. En el collar de la condecoración puede leerse:
“Por su magnífico valor y resistencia en los campos de prisioneros japoneses, contribuyendo así a mantener la moral de sus compañeros de prisión y por salvar la vida de muchos con su inteligencia y vigilancia."
Pero las aventuras de Judy no terminaron ahí. Poco después Frank aceptó un trabajo en el continente africano y se la llevó con él. El 10 de mayo de 1948, Judy volaba al África hacia una nueva vida con su amigo piloto.
Después de dos años en el continente africano disfrutando de su nueva libertad, un día sorpresivamente Judy desapareció. Frank la buscó de casa en casa en la aldea de Tanganika donde vivían, hasta que encontró débil y enferma en la choza de un nativo. En el campamento le fue diagnosticado un tumor maligno, por lo que la pobre Judy debió ser sacrificada para que ya no sufra más.
Sobre su tumba Frank construyó un monumento de granito donde reposa una placa de bronce con los detalles de su valiente vida. Fue el último gesto de amor y respeto que pudo ofrecerle Frank a su leal mascota.
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv. Email WWW Facebook
Patty

Veteran@

Veteran@


Registrado:
Feb 2009
Mensajes: 631

Ubicación: Uruguay
Valoración: 6
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 13/02/2011 05:06
Citar

Felicitaciones, Baudin, por darnos a conocer estas hermosas historias. Lo lei dias atras y no tube tiempo de comentarte. No se, realmente, a cual elegir, son todas increibles y me emocionaron mucho.
Tienes razon, quien sabe la cantidad que habra, es que el perro, es un ser muy especial para el hombre, a veces, mejor que el mismo y del cual deberiamos aprender mas.
Mil gracias, por este informe. besito besito besito besito
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Álbum Mens. Priv.
Robertocan

Cachorrit@

Cachorrit@


Registrado:
Feb 2011
Mensajes: 19

Ubicación: alicante
Valoración: 1
Ausente


¿Te resulta útil
este mensaje?

  Si No
Puntuación: 0
MensajePublicado: 16/02/2011 17:12
Citar

hey muchisimas gracias, jamas en mi vida habia leido tantas historias (importantes) tan bonitas sobre perros heroicos.
Esta complilacion me dejo sin palabras , que buen trabajo el que has hecho , te felicito .

Si ante queria a los perros ahora los amo , jejeje
megusto mucho la historia del perro en argentina , ese que era amigo de todos alla.
⇑Volver arriba⇑
Perfíl Mens. Priv.

Enlaces patrocinados

 Responder
Índice del Foro -> General

 
 
Saltar a:  

Búscanos en:

Los hábitos higiénicos del perro

Mi libro sobre cómo enseñar a tu perro a hacer sus necesidades donde tú quieras.

También es el regalo perfecto para un(a) dueño/a en apuros.

Seguir leyendo »


Volver arriba